Ya sea a la tumba o al velatorio muchas personas nos encargan coronas funerarias en Madrid Centro para expresar sus condolencias ante la muerte de un amigo o un familiar. Aunque es una tradición muy presente en numerosas culturas, en este post te vamos a explicar su origen. 

Esta costumbre se remonta a la antigüedad, en donde los difuntos eran expuestos durante varios días con el propósito de ser velados. Por aquel entonces no había técnicas de embalsamiento y los cuerpos se descomponían a la intemperie y desprendían un olor muy desagradable. Para enmascarar el hedor se quemaba incienso y se cubrían con todo tipo de flores para aromatizar el ambiente y así permitir que se quedaran más tiempo sus familiares y amigos pidiendo por sus almas. 

Se dice que a la primera tumba a la que se llevaron flores fue hace 13.000 años, según los enterramientos de la Edad de Piedra descubiertos en Israel. Desde entonces han sido muchas las sociedades que han utilizado flores y plantas para honrar a sus seres más queridos. En la actualidad las personas que se acercan a nuestra floristería para encargar coronas funerarias en Madrid Centro, escogen gladiolos, claveles y crisantemos. Con este gesto se pretende expresar la admiración hacia el difunto y rendirle homenaje de forma personal. 

En la Floristería Pétalos tenemos una amplia selección de coronas de flores para difuntos, así como de numerosos motivos florales para iglesias o regalos especiales. Nuestro personal le asesorará en la elección que mejor se adapte a sus necesidades.